Apunte del Sur

Equanil

Hypnos, antes de que algún profeta apareciera extendiendo lengua y augurios en la materialidad telúrica, dijo inmemorable a los indoeuropeos [el episodio se desliza fragmentado]: “En las postrimerías del primer tiempo un tigre alado surcará el cielo y anunciará los designios”. La escena no se registra en ningún texto antiguo descubierto, solo se atribuirán estos apuntes vagos que escribo con la cordura que aún conservo; otros anotarán desasistidos, perdidos en paisajes ignotos, pero nada legible. La retórica de Hypnos regurgita en memorias atribuladas, parece un llamado al tormento necesario y mortal, una ruptura en la hermosa línea de la vida: “Se sabrá, sentenció el dios, que el fin total es treta del hombre. Habrá urdimbre inversa, distendida hasta que aparezca nuevamente el tigre alado y anuncie designios divinos. La  línea de hombres se convertirá en estirpe asediada y los animales que estos cercaron con alevosía, ostentarán la forma de arios vengativos. El águila de Haast será la primera en circundar”.



Emiro Colina Medina

Imágenes: Intervenciones digitales realizadas por José Rafael Álvarez

Compartir

Deja un comentario