Ante lo inexorable

Estamos acostumbrados a vivir y a ver la muerte con temor, como si con ello pudiésemos evitar que nos tome en sus brazos y nos lleve a otro destino que, presumimos, está apartado de todo bienestar en un ambiente sombrío y aterrador.

Mucho se ha escrito sobre su arribo, sobre la forma como nos corteja y seduce para que la acompañemos, quién sabe a dónde realmente. En algún momento su rapto será inevitable, nos llevará, querámoslo o no.

Es posible que el miedo se deba a que, en la mayoría de los casos, cuando ella viene a buscarnos debemos abandonar todo y padecer, aunque siempre se sufre cuando se deja algo que se quiere.

¿Para qué resistirnos entonces y aferrarnos a lo que llegó a su fin?

Recibámosla, como quien recibe a la mujer amada. Seguramente, como toda mujer deseada y querida, dará lo mejor de sí… así tengamos que sufrir.

Es nuestra alternativa para estar serenos ante lo único inexorable en nuestra existencia.

 



Zacarías Santorini

Fotografía: Zacarías Santorini

Compartir

3 comentarios en «Ante lo inexorable»

  1. Efectivamente la muerte llega ” como un ladrón en la noche ” de la misma manera como los Católicos dicen que llegará Jesucristo en su segunda venida ( parusía ). Mejor dejarse llevar por las cosas buenas que nos da la vida y que el momento culminante llegue sorpresivamente para conocer el otro mar que nos acecha.

    Responder
    • Graham, gracias por su apreciación y por sus comentarios!
      El optimismo forma parte del arte de vivir e inclusive si de la muerte se trata; verla de esa manera cuando viene a robarnos “como un ladrón en la noche” puede resultar hasta reconfortante.
      Cordialmente,

      Responder

Deja un comentario